0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Reddit 0 0 Flares ×

La raza humana se encuentra en un período de desafíos. Problemas como el terrorismo o el calentamiento global nos muestran que nos hemos ido desconectando de nosotros mismos, así como de los otros y del mundo que nos rodea.

Hemos llegado al estado de desconexión colectiva que ha causado una crisis con la que mucha gente ya está empezando a abrir los ojos. Estamos alcanzando más madurez para el cambio y la transformación. Cada vez más gente reevalúa la dirección que está tomando su vida y se pregunta qué es lo que realmente importa. Este despertar conlleva una creciente necesidad de coaching a un nivel de identidad.

Todo proceso de coaching se organiza entorno a un movimiento desde el estado presente hacia el estado deseado. En el caso del coaching en el nivel de identidad, el estado deseado es estar profundamente conectados con nosotros mismos y vivir con plenitud, desde el estar centrado y presente.

Estas son las cualidades clave que conocemos como “la diferencia que hace la diferencia” después de haber modelado a gente exitosa y creativa. Tal como dijo la famosa bailarina Martha Graham:

“Existe una vitalidad, una fuerza vital, una aceleración (energía) que se traduce en acción a través de ti, y como solo existe un solo tú en este mundo, esta expresión es única. Si la bloqueas, no podrá existir a través de ningún otro medio y se perderá. El mundo la perderá. No depende de ti determinar cuán buena es, ni compararla con otras expresiones. Tu misión es mantener el canal abierto.”

Desde esta perspectiva, la evolución, la transformación y la satisfacción en la vida provienen de mantener ese “canal abierto”.

Nuestro objetivo más profundo en el nivel de identidad es respondernos continuamente a la pregunta “¿Quién soy yo?”. Respondemos a esta pregunta por cómo actuamos en distintos momentos de nuestras vidas. Cuando estamos centrados, presentes en nuestro cuerpo, conectados con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, pasamos a estar naturalmente en contacto con nuestro propósito y sentido vital.

El principal dilema en nuestras vidas, en confrontación con nuestro desarrollo y satisfacción, es que nos desconectamos de nosotros mismos para protegernos. Consecuentemente, perdemos el contacto con nuestras necesidades verdaderas y nos refugiamos en actividades y comportamientos que nos mantienen desconectados. Acabamos siendo reactivos o nos encerramos en nosotros mismos, bloqueando así nuestro canal. Nos distanciamos de lo que tememos en lugar de estar en contacto con lo que queremos hacer y ser en nuestras vidas. Esto nos conduce a establecer ciertas dinámicas que nos hacen cerrar el canal y vivir con menos plenitud. Estas dinámicas, a menudo incluyen:

Apegarse a un “self idealizado” (quiénes debemos ser para que nos quieran y para ganar la aprobación de los demás)

Identificación con pensamientos, creencias e historias que limitan nuestra expresión de verdadera identidad.

Poca comprensión del cómo nos relacionamos con sentimientos difíciles (frustración, miedo, rabia, duda, etc.) que emergen de forma natural como respuesta a la vida.

El principal propósito del coaching al nivel de identidad es ayudar a que la gente reconozca cuándo su canal está abierto, cuándo se cierra y qué pueden hacer para reabrirlo de nuevo. Esto implica aprender a reconocer las formas de desconexión de nosotros mismos y descubrir qué nos permite “volver a casa”. El resultado clave de este coaching es capacitarnos para expandir y hacer más profundo ese sentido de quiénes somos, con tal de poder responder a las oportunidades y retos que nos presenta la vida, estando más presente, con más recursos y mayor autenticidad –incluso en tiempos de desafíos y de crisis-. Desde la perspectiva del coaching de identidad, es importante ver nuestras vidas como el “viaje del héroe” para encontrar así el llamamiento hacia la acción presente en toda situación y/o reto al que nos enfrentemos. De hecho, a menudo es a través de las crisis en nuestras vidas cuando conseguimos mayor plenitud y más capacidad para encontrar nuestras expresiones únicas.

A un nivel más profundo, los seres humanos compartimos temores como el miedo al sufrimiento y al dolor, el temor de ser abandonado u oprimido, el miedo a no existir, etc. Las formas de expresión de estos miedos pueden diferir en función de una cultura u otra y su intensidad puede variar dependiendo de nuestras circunstancias vitales. De todos modos, nuestra respuesta al miedo más generalizada es la de desconectarnos de nuestra vulnerabilidad y vivir usando estrategias de supervivencia que nos alejan de una vida interior rica y del fértil campo de nuestro ser.

El proceso de coaching en el nivel de identidad nos ayuda a identificar esos miedos fundamentales tratándolos de “demonios” y “sombras” –sentimientos y partes de nosotros mismos de los cuales nos hemos desconectado y no queremos afrontar-. Esto permite encontrar las fuentes necesarias para cambiar nuestra relación con estos temores, reabriendo el canal y viviendo desde una mayor conexión, fe y confianza en uno mismo.

Frecuentemente, en tiempos de transición emergen desafíos de identidad. Se suele decir que las cosas siempre cambian, pero no necesariamente progresan. Aunque no siempre podamos prevenir o controlar todos los cambios y transiciones en nuestras vidas, podemos aprender a acompañar tales movimientos naturales y participar de forma más consciente, en lugar de ser arrastrados inconscientemente por el río del cambio. Uno de los objetivos del coaching al nivel de identidad es ayudar a la gente a interiorizar habilidades prácticas y principios con los que lidiar transiciones vitales con mayor fluidez, facilidad y recursos.

Cuando estamos centrados, conectados con nuestra esencia, vivimos profundamente conectados con nosotros mismos y con los demás. Reencontrar y alentar esta conexión es el elemento esencial para sanar nuestro mundo. Visto así, el coaching en el nivel de identidad contribuye a transformar nuestra realidad colectiva.

Es un artículo de Identity Coaching (Robert Dilts & Deborah Bacon).

Fuente Coaching at the Identity Level.




Valoración de los lectores
Votos: 8 - Valoración: 4.6
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Reddit 0 0 Flares ×