0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Reddit 0 0 Flares ×

Te voy a mostrar todas las claves de desarrollo personal que se encuentran ocultas en “Ready Player One”. Pues, a mi entender, esta película oculta pistas que van más allá de un simple metaverso virtual.

Durante el transcurrir de la trama podremos distinguir tres claras fases o “llaves” a ser descubiertas:

— ¡Primera llave, la de bronce! -> AVANZAR HACIA ATRÁS: ¿Por qué no podemos retroceder por una vez? Retroceder muy rápido, tanto como podamos, pisando el acelerador a fondo. El camino del éxito mundano es utópico. Esto significa que en lugar de jugar para ganar, debemos hacer lo contrario: ser campeones pero en soltar, en desprendernos, en ser grandes y no mezquinos. En otras palabras, ser pobres de espíritu: “Si te piden la túnica, dale también el manto”; ”si te dan en una mejilla, ponle también la otra”. Se trata de hacerse «pequeño» (humilde) y no «grande» (arrogante). Esta no es la vía del éxito externo, sino del trabajo interior. En suma, es la vía del guerrero espiritual.

Ready Player One

—¡Segunda llave, la de jade! -> OLVIDAR EL PASADO Y DAR UN SALTO AL VACÍO: Un creador que odia su propia creación. Una llave oculta, un salto por dar. Vuelve atrás, escapa de tu pasado y la llave de Jade por fin habrás encontrado. El guerrero espiritual deja atrás la vida ordinaria del ganar o perder (en modo zombie) y, dando un gran salto al vacío, abraza la libertad. Se hace necesaria una total ruptura con cualquier apego de los que antes nos mantenían apresados en un estado de esclavitud, enfermedad o sufrimiento (pathos). Es una etapa de perdón y de reconciliación. Esta llave simboliza el final de la fase del guerrero espiritual. Tras ésta fase, se inicia la fase del Rey o Señor: ese que al fin se ha hecho dueño de sí mismo y de sus bajos impulsos. También es la fase de acceso al alma o al corazón puro: el beso a la amada. Viene a ser algo así como el encuentro con Beatriz, al acceder al Cielo, en la Divina Comedia de Dante.

Ready player one

—¡Tercera llave, la de cristal! -> ENCONTRAR EL PUNTO INVISIBLE: Warren Robinett estaba orgulloso de Adventure, quería que la gente supiera quién estaba detrás. Por eso creó el primer Huevo de Pascua digital, y para encontrarlo ni siquiera había que ganar. Sólo jugar sin pensar (sin intención, sin deseo), buscando en las habitaciones un punto invisible…” Ese punto invisible es el Ser sin “yo”. La impulsividad por fin da paso a la espontaneidad. Sin hacer nada, todo queda hecho. Tras la vía de la vida esclava (el gusano), se rompe el huevo (el capullo) y emerge al fin la mariposa: la gracia o el puro flow. En realidad la gracia no se busca, sino que se encuentra cuando menos te lo esperas. Ya no se actúa con deseo y, por tanto, ahora el futuro es innecesario. El ”yo”, rendido, se abandona al cuidado de lo invisible, de la inteligencia universal. Con lo que ES, basta. Halliday llegó a comprender la importancia de la realidad, que describió como «lo único que es real». Ya no es necesario ganar, sino que con jugar es suficiente. Todo obra por sí mismo de manera perfecta sin que tú intervengas. Encontramos así la acción en la no acción. Volvemos a ser como niños: seres alegres, inocentes y seguros de sí mismos.

Ready player one

Al menos éstas son las claves espirituales que yo encontré en la película. Espero que te hayan aportado algo de luz. Puedes comentarme tus impresiones, me encantará leerlas en los comentarios y comprobar si coincidimos; ya sea mucho, poco o nada.

¡Saludos y gracias por leerme!

Valoración de los lectores
Votos: 2 - Valoración: 5
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Buffer 0 Reddit 0 0 Flares ×